INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1113 Características fundamentales de la construcción Mesopotámica
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C111 Rama Arquitectura Mesopotámica
C1111 Rama Periodos históricos       
C1112 Rama Expansión de la construcción
C1113 Rama Características fundamentales
C1114 Rama Los materiales y elementos
C1115 Rama La decoración en arquitectura
C1116 Rama El entorno social tecnológico
C1117 Rama La construcción persa

 

El apartado de Características fundamentales de la construcción Mesopótamica se desglosa en los apartados de: LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO Y DEL ZIGGURAT, LA CONSTRUCCIÓN DE LA CASA, DEL PALACIO Y DE LA CIUDAD.

CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DE LA CONSTRUCCIÓN MESOPOTÁMICA.

Gente de la montaña, de carácter sedentario y afincado en débiles asentamientos en suelos en los que la sequía se alternaba con fuertes lluvias, el sumerio tenía que mirar al cielo y esperar de él sus parabienes.


Templo y ziggurat de Erech (Warka). Planta y perspectiva de su emplazamiento.Así trató de estar a bien con el sol, con la luna, con el viento y con el agua, que procedía de las montañas. Por este motivo, no debe sorprendernos su religiosidad politeísta ni que en las ciudades se levantaran distintos templos dedicados a distintas deidades. Así, es el templo el primer edificio con una estructura sólida. El templo de los períodos previos a la escritura fue pequeño, de una sola habitación de planta rectangular, de apenas 5x4 m2., con entrada por uno de sus costados mayores y con un pequeño nicho en el muro que cerraba uno de sus costados menores. En éste lugar debía colocarse una pequeña estatuilla, estela o referencia a la divinidad a la cual se dedicaba la construcción. Frente a este lugar, que pronto debió transformarse en altar, y en la mitad anterior de la única estancia, se emplazaba una placa de arcilla perforada en el centro, para las ofrendas. No obstante, estos primitivos y pequeños santuarios mostraron ya tres características que no se perderían nunca, el altar, la tabla de las ofrendas y el muro de ladrillos secados al sol, dotado de pilastras o retranqueos exteriores. Korsabad. Fundada por Sargón II el año 706 a.C. (Dur Sarrukin).

Templo de Sin en Khafaje. Evolución del pequeño templo. Distintos niveles arqueológicos.Las excavaciones han venido a confirmar que cada templo se edificaba sobre uno anterior, para garantizar la aceptación divina del lugar y que cada constructor se esforzaba en localizar las fundaciones primitivas. Así Nabonides último rey de Babilonia, cavó dieciocho codos bajo el suelo del templo de Sippar para hallar los cimientos que había construido Naram-sin, que debió reinar diecisiete siglos antes.

Las capas o niveles arqueológicos se definen por la aparición de actuaciones o construcciones superpuestas, realizadas en tiempos distintos, claramente diferenciados por el tipo de material o por la interrupción de la continuidad vertical de los elementos. Su definición y datación corresponden a personas muy cualificadas y expertas, y requieren documentos irrefutables. Son elementos fundamentales para dicha definición los pavimentos, las cimentaciones, y ajuares propios de épocas diferenciadas y claramente datadas. Estas capas arqueológicas se numeran por su antigüedad u orden ascendente. Así en las construcciones de Kish se han definidos al menos tres capas arqueológicas por el hallazgo de tres pavimentos que se distancian, el nivel 1 del nivel 2, unos 50 cm.; y el nivel 2 del nivel 3, o más emergente, unos 70 cm.

En la vieja Eridu, en la bíblica Erech (Warka), en Tepe Gawra, al Norte de Mesopotamia, y sobretodo en Khafaje, en la margen izquierda del Tigris, al Norte de la que sería Babilonia, donde las excavaciones han dejado bien definido desde los niveles más primitivos hasta los más tardíos, ha podido verse como desde este período predinástico, tanto en el Sur como en el Norte del país, el muro fue tomando un ligero talud, ganando en espesor y que los contrafuerte o apilastrados constituyeron una constante que obedeció más a una razón compositiva o decorativa que a una respuesta mecánica, a pesar de que en el primitivo templo de Anu en Warka pudiera tener alguna justificación de tipo mecánico.

Estas pilastras o rehundidos, con su luz y sus sombras trataban de establecer un ritmo capaz de romper la monotonía del plano neutro del muro cerámico.

En relación con la planta del templo, el espacio rectangular del santuario de Eridu del período de Al' Ubaid fue enriqueciendo su programa dotándose de habitaciones en los costados mayores y de escaleras que conducían a la cubierta del templo. Las esquinas del edificio se orientaron coincidiendo con los puntos cardinales y el altar se mantuvo en el costado menor orientado a Noroeste.Pequeño templo rectangular en Khafaje, emplazado en el témeno oval. Hoy conocido como Templo Oval.

En Khafaje, durante las primeras dinastías sumerias debieron levantarse otros templos, entre los que cabe señalar el extrañamente denominado, por los arqueólogos, como templo oval y cuya planta, atendiendo a la tipología propia de aquellos primeros templos, respondía a un rectángulo de 24x12 m2. fuertemente contrafuerteado con amplias pilastras que se manifestaban como torres al sobrepasar la cubierta. El templo se emplazaba sobre una plataforma de más de 2,00 m. de altura, también rectangular, 30x25 m2. y también contrafuerteada, a la que se accedía por una importante escalera perpendicular al lado mayor y que pudo inspirar a Ur-Namú al pensar en la construcción del Ziggurat de Ur. Una doble muralla oval definía el témenos o recinto sagrado de 140x80 m2. en cuyo patio, rectangular, se emplazaba el templo. Es posible que la muy reproducida imagen de la potente reconstrucción de Hamilton D. Darby, sea no sólo la causa del calificativo del templo, sino que ha resultado ser el distintivo, dudoso y equivocado, del templo de las primeras dinastías, a pesar de que el templo de Al' Ubaid, construido después del diluvio por Anipalá, rey de Ur, para honrar a Ninkursag, diosa de la maternidad, se alzara sobre una plataforma con cerca oval.

El cambio más espectacular se introduce en el templo de Warka (Erech) en el que la plataforma de Eridu se transforma en una montaña artificial (tell) que aquí alcanzaba ya veintitrés codos y medio, unos 13 m. de altura y que se dotaba de retranqueos.

El sumerio estaba obligado a dar casa a dios, pero el enorme esfuerzo de construir una montaña cerámica sólo puede entenderse si se comprende que su erección constituía una plegaria de poder sobrenatural, que la montaña era un concepto religioso asociado a la lluvia, fuente vida, y que el esfuerzo era la comunicación divina con Ninhursag, Señora. de la montaña. El templo se emplazó en lo más alto de la montaña y la cella era el sanctasanctórum.

El templo, rodeado de pequeñas habitaciones emplazadas en sus costados mayores, mantuvo la cella rectangular en el centro de la construcción. La puerta que, en ocasiones, se había abierto en todos sus costados, salvo en el del altar, se fue asentando en el costado Noreste de manera que el asistente al culto giraba a su derecha para mirar al altar, aunque, como ocurre en Khafaje, en este costado se fueran adosando sucesivos patios.Restos del Ziggurat de Entil. Construido totalmente en ladrillo.

Durante las primeras dinastías, el templo mantiene el mismo carácter pero, en relación con la construcción, el hecho mas característico es la aparición del ladrillo plano-convexo en el que una de sus tablas, caras mayores, aparecía plana en tanto que la opuesta presentaba un abultamiento con profundos surcos creados por los dedos del operario. Volveremos más tarde a considerar el uso de esta singular pieza prismática.

En el período acadio, en el que Sargón I fundó la que sería la legendaria Babilonia, toda la construcción asumió la tradición sumeria sin cambios significativos. En Babilonia, a pesar de que Sargón I ofreció a su hija para servicio del dios Sin de Ur, el dios honrado fue Marduk y en favor de él se levantaron los santuarios y monumentos, entre los que se encontraba la bíblica Torre de Babel. En Erech, Nabucodonosor reedificó un viejo templo sumerio manteniendo sus muro dotados de retranqueos y flanqueando sus puertas de parejas de torres, lo cual constituyó otras de las características propias y fundamentales de la construcción mesopotámica.

Aunque no todos los templos se construyeran sobre un Ziggurat durante el Periodo Neo-sumerio, si fue este hecho el que caracterizó a la etapa de la Tercera Dinastía de Ur. Durante el período asirio se experimentó mucho con el templo, asociándolo al palacio. No obstante, el ziggurat gozó de un especial atractivo, creciendo incluso en altura. En Assur se levantó un doble templo con acceso desde la terraza del palacio y dotado de dos ziggurats; un templo estaba dedicado al dios sol y otro al dios lunar. El templo dedicado a Ishtar en la misma ciudad se constituía por un pequeño recinto cuadrado con una alcoba para la diosa del cielo y un altar para los sacrificios; lamentablemente de todos los monumentos de esta etapa, templos y palacios, no queda más que algunas de sus cimentaciones.

Durante toda la etapa mesopotámica el templo se cubrió mediante sistemas adintelados, usando, para ello, troncos de palmeras y terraza de barro cuajado sobre un tejido o lecho de palmas y mimbre La estructura más frecuente en toda la construcción asiria fue el barro cuajado y armado con estera de juncos.. La cubrición con bóveda, que forma parte de la construcción mesopotámica más domestica, llega a su verdadero desarrollo en su etapa más tardía, alcanzando verdadera maestría con la construcción persa-sasánida.

Aunque es a Gudea, rey de Lagash, a quien, en materia de arte, siguiendo las iniciativas artísticas acadias, corresponde el titulo de gran mecenas del periodo Neo-sumerio, fue Ur-Namú, rey de la III dinastía de Ur, hombre de gran carisma y que hemos calificado, por su enorme actividad constructiva, como "constructor", quien, consciente de la importancia que habían alcanzado los reinos acadios, decide agrupar los reinos sumerios del sur, bajo el rey de Ur.Ziggurat de Ur-Namú.Ziggurat de Ur. Detalle de la escalera.

Ur-Namú, hacia el año 2.050 a.C. a la vez que construía la muralla de Ur, emprendió la construcción del Ziggurat para situar, en lo más alto, el templo de Sin, dios lunar de la vieja Mesopotamia. El Ziggurat de Ur se levantó sobre una construcción más antigua, orientando sus esquinas en coincidencia con los puntos cardinales. Se levantó una primera plataforma rectangular de casi 65x43 m2. de base y de una altura próxima a 20 m., totalmente maciza y aparejada de ladrillos secados al sol de 24x10x5 cm3., aunque dispuso una capa o pared exterior, a modo de encofrado o forro de casi tres metros de espesor de ladrillos cocidos de 32x22x6 cm3.. Para el mejor secado de las distintas togadas de ladrillos, se dejaban pequeños conductos lineales y horizontales, logrados por ausencia de material, que asomaban al paramento exterior a modo mechinales.

Era costumbre que el primer ladrillo, hecho con un molde sagrado, se depositara en la base del monumento, en el ángulo que miraba a oriente, con el fin de aplacar al genio del suelo que iba a estar siempre condenado a soportar el peso del edificio y así se supone que un ladrillo, vaciado en un molde de oro, se colocó en el indicado lugar de este basamento. Esta primera plataforma se levantó con paramentos exteriores con un ligero talud, unos 8 grados respecto a dirección cenital, y contrafuerteado por amplias pilastras, a imagen de los muros del primitivo santuario de Al-Ubaid, situado en las afueras de Ur. El costado mayor, opuesto al de las tres escaleras monumentales, disponía de diez de dichas pilastras, distintas unas de otras y cuyo ancho medio es de 8 sogas, unos 2,50 m., distanciándose unas de otras, entre una vez y media o dos veces el ancho de las pilastras (entre 4 o 5 m.). Estas franjas verticales se adelantaban del plano general, una profundidad de un pie o soga (unos 30 cm.).

El monumento se levantó disponiendo de tres escaleras de 100 escalones cada una, con un ancho o longitud de peldaño de ocho ladrillos, 2,50 m., colocados asentando su tabla a la huella, y una altura de peldaño de 16 cm. compuesto por dos gruesos de ladrillos y sus correspondientes tortas de mortero. Para el año 1915 el ziggurat de Ur era una montaña cerámica y por sus escaleras erosionadas subieron los caballos de las tropas inglesas. En 1918 se iniciaron las excavaciones y restauraciones, en una misión conjunta entre el Museo Británico y la Universidad americana de Pennsylvania.

Las escaleras se disponían de manera que dos de ellas se acostaban sobre el muro mayor orientado a Sudeste y la tercera acometía perpendicularmente al mismo muro, en su punto medio, de manera que el conjunto de estas tres largas escaleras proporcionó al monumento una enorme y equilibrada simetría. Las tres escalera confluían en un rellano situado por detrás de la puerta que, resuelta mediante un arco de medio punto y flanqueada por torres gemelas, constituía un pabellón a modo propíleo. Aún se prolongaba, la escalera frontal, hasta alcanzar una terraza intermedia de la segunda plataforma.Reconstrucción de la Torre de Babel. Ziggurat para el templo de Marduck, en Babilonia.La biblica torre de Babel

Superada la mitad de la altura de las escaleras, en sus rincones de confluencia se adelantaban dos potentes bastiones coronados con terrazas que debieron ser ajardinadas y servían para el descanso, a mitad de camino, de las personas que subían al monumento para llevar a cabo alguna boda o para los desfiles que en honor a Sin, tenían lugar dos veces al año.

Sobre este potente basamento se elevaba una segunda plataforma que, aunque su estado de erosión hace difícil su definición, se estima que debía disponer una superficie próxima a 38 x 27 m2. y una altura cercana a los 5 m.. Esta segunda plataforma se abría en cuatro cuarteles para dar paso a otras tantas escaleras exteriores que, en cada una de sus costado, daban acceso a la terraza en la que, finalmente, se elevaba el santuario de Sin, dios lunar. La capilla o santuario estaba revestida y encalada en color azul y la plataforma superior se pintaba de color escarlata.

En las excavaciones citadas se encontró, insertada en el paramento, la estela a la que ya hemos hecho referencia y en la que aparece Ur-Namú recibiendo ordenes de Sin para que construyese el templo, y puede verse como le hace entrega de la escuadra, de la vara de medir y del cordel de lino para el replanteo.

Nabónido, el ultimo rey de Babilonia que gobernó hacia el año 550 a.C. y que debió restaurar el Ziggurat de Ur, colocó unos cilindros con inscripciones, en las esquinas de la base del mismo, donde puede leerse que el monumento fue construido por Ur-Namú y su hijo Dungí, añadiendo que sólo él, Nabónido, le dio el toque final que le llevó a la perfección.

El templo, situado en la parte más alta, disponía de una sala central donde se celebraban las bodas y donde, una virgen sumeria, era sacrificada o consagrada a dios.Alzado del refinado ziggurat de Korsabad en el Palacio Real de Sargón II.Jardines pensiles de babilonia

El Ziggurat de Ur es la construcción mejor conservada de la arquitectura Neo-Sumeria. Aún podemos observar la magnitud de sus plataformas y la de sus retranqueos o vaciados verticales que, como contrafuertes, no se justifican estructuralmente y sí, desde lo decorativo, en el contraste de luz y sombra, dando mayor realce al paramento. Se especula con que estos vaciados pueden tener origen en los conjuntos de troncos alojados y sostenedores de vigas de viejas construcciones, adosados a los muros de barro de la edificación de tapial, los cuales, pudieron desaparecer dejando dichos huecos. Esto parece poco fundamentado, y no impondría la perfecta simetría y dimensión de los magníficos vaciados.

En estas plataformas, en las que su construcción se fundamentó en base al ladrillo secado al sol, sin cochura, (adobe) Adobe, ladrillo sin cochura fabricado con el limo arcilloso que transportaban el Tigris y el Eúfrates. Las dimensiones del ladrillo fueron muy distintas según los períodos históricos y las zonas de asentamientos. El ladrillo sumerio era de 20x30x7,5cm. En Mari, se han encontrados ladrillos que varían entre 33x33x6cm. y 45x45x11. Generalmente el ladrillo era cuadrado o ligeramente rectangular.(16x15x5;19x17x9;27x17x10 Parrot-Sir L. Woolley). se sabe que muy pronto, se usaron ladrillos cocidos en horno hacia 3900 a.C. en Samarra (Babilonia) se pavimentaban las calles, existía torno de alfarero y se alcanzaban los 800C en hornos para ladrillos. En la muralla de Uruk parece ser que se usaron ladrillos de alguna cochura. En el Período Neobabilónico, todos o casi todos, los ladrillos se cocían. El ladrillo neobabilónico se tomaba, frecuentemente, con asfalto.rtaban el Tigris y el Eúfrates. Las dimensiones del ladrillo fueron muy distintas según los períodos históricos y las zonas de asentamientos. El ladrillo sumerio era de 20x30x7,5cm. En Mari, se han encontrados ladrillos que varían entre 33x33x6cm. y 45x45x11. Generalmente el ladrillo era cuadrado o ligeramente rectangular.(16x15x5;19x17x9;27x17x10 Parrot-Sir L. Woolley).. Ello quiere decir que desde muy temprano la industria ladrillera alcanzó un lugar preponderante en la sociedad sumeria. La técnica de la arcilla cocida siempre estuvo reservada, en la antigüedad más temprana, a vasos y estatuillas.

Como resumen recordemos que el Ziggurat de Ur no fue ni el primero ni el último de estos templos observatorios. Al menos sabemos que las devastadoras lluvias de diluvio no lograron borra la huella del viejo Ziggurat de la ciudad de Kish y que los acadios, que nunca fueron visto como gente extranjera, asumieron todas las costumbres y toda la tradición constructiva sumeria, incluso su religión politeísta y la forma de sus santuarios, de manera que Sargón I, rey fundador de Babilonia, que había ofrecido a su hija al servicio de Sin dios de Ur, decidió levantar un monumento dedicado a Marduk, dios de Babilonia que se tiene, desde tiempos de Herodoto, por la mítica y bíblica "Torre de Babel" o "Ziggurat de E-Temen-Anki".Plano de Assur. Período Neoasirio.

Herodoto, de quien se asegura que nunca viajó a Babilonia, definió acertadamente el lugar donde debió levantarse esta torre, pero se cree que, una vez más, cae en exageraciones cuando la describe con ocho pisos. Algunas tablillas votivas del tiempo de Gudea describen a la Torre de Babel (ziggurat del dios Marduk, dentro del conjunto nacional de Babilonia), mostrando tres pisos; una primera plataforma de base cuadrada de 100 m. de lado y 35 m. de altura; otra, segunda, de 80 m. de lado del cuadrado de su base y 20 m. de altura y una tercera, también cúbica, sobre la que se situaba el santuario, de 65 m. de lado en la base y 7,00 m. de altura. Las diversas reconstrucciones que se han hecho, vienen a coincidir en anteponerle un conjunto de tres escaleras en la forma en que se disponen en el Ziggurat de Ur, proporcionándole una potente simetría. Koldewey, que se mantuvo ajeno al saqueo, la dibujó con sólo dos pisos. Este arqueólogo alemán, verdadera autoridad en esta ciencia de excavar en el pasado, dedicó buena parte de su vida a sus trabajos en Babilonia y será uno de los pocos arqueólogos antiguos al que, desde aquí, rendimos homenaje.

Como ya habíamos adelantado, durante el período asirio el ziggurat tuvo un especial atractivo, creció en altura, mantiene las tres escaleras suben, generalmente desde el patio, hasta la primera plataforma y, desde aquí, la subida a la cima mediante una rampa helicoidal continua, protegida por un ligero almenado, se hace más restringida, casi privada y peligrosa. En esta etapa, el ziggurat, como todos los edificios de este período, se eleva sobre una cimentación en base a varias hiladas de grandes bloques de piedra caliza, bien escuadrados.

En el período asirio temprano, el Ziggurat aparece junto al templo, incluso adosado a él. Así lo podemos ver en Mari y en el templo de Qars Tukuli-Nimurta, en Assur, en el que el ziggurat y el templo estaban unidos por la cella, y es posible que la cubierta del templo estuviera conectada mediante un puente con el primer nivel del ziggurat Recordemos que las terrazas de las viviendas, e incluso de los edificios públicos, eran mu vivideras y se disponían accesos para pasar de una a otra. Esta practica está tan enraizada que  aún es frecuente en muchas aldeas tanto de Iran como de Irák.. También en Assur, la primitiva capital asiria, fundada por Sargón I, el templo de Sin-Shamash dispuso de dos ziggurats unidos a dos santuarios de un mismo templo, y como hemos dicho, uno estaba dedicado al sol y el otro, a la luna. No obstante, para el período asirio tardío el ziggaurat vuelve a aparecer, como en Ur y Erech; es decir, separado del templo. El gran ziggurat de Assur, "la enorme montaña de ladrillos", de base cuadrada de 30x30 m2., emerge aislado, orientando sus vértices según los puntos cardinales y rodeado de una cerca, como inaccesible, con escaleras adosadas al paramento, sin protecciones.Reconstrucción del bíblico y legendario Templo de Salomón, en Jerusalén.

Sargón II fundó, el año 706 a.C., Korsaba una pequeña ciudad situada sobre la margen izquierda del Tigris, al píe de la cara Oeste de la cordillera Jebel Maklub y al Noreste de Nínive. Dos años antes de morir, de manera inesperada, trasladó allí su residencia, cuando sólo se habían edificado algunos edificios públicos que aún estaban por acabarse. Su recinto amurallado encerró una extensión de 270 Ha., un cuadrado de 1,65 Km. de lado. En él, se abrían dos puertas en cada lado, salvo en el muro Noroeste que sólo dispuso una. Sobre este mismo muro se levantó la ciudadela, también amurallada, con un bastión que se adelantaba a la alineación de la muralla.

Desde todos los confines se divisaba el lujoso ziggurat de la ciudadela de Korsaba, que se constituía por una hélice continua, que mostraba, en sus siete plantas, un perfecto y elegantísimo almenado, igualmente continuo, para la protección del usuario de las cómodas rampas.

Además de los ya muy citados, de Ur, de Choga Zanbil, de Kish, de Babilonia, de Enlil, de Assur y de Korsaba, muchos otros ziggurat que permanecen en espera de ser excavados, fueron construidos en Mesopotamia.

Volviendo a los comienzos de este primer milenio a.C., cuando David conquistó Jerusalén tratando de unir las 12 tribus de Israel bajo el símbolo del Arca de la Alianza, debió plantearse la necesidad de construir un templo, cuyas obras llevaría a cabo, hacia el año 966 a.C. su hijo, Salomón. En el centro de una amplia plataforma, en el lugar en el que hoy se levanta la Cúpula de la Roca, se levantó el pequeño templo, de apenas 20 x 10 codos EL famoso templo de salomón en el lugar del sacrificios de Abraham(6) En las montañas del Norte de Asiria abunda la caliza y el alabastro. También había buena caliza coloreada. Son piedras frecuentes en la construcción asiria: Caliza, piedra haluna y piedra nalu, granito, alabastro, basalto para los basamentos (Palacio de Senaquerib) y lapislázuli que se tría de Afganistan., dentro de u temeno dotado de un conjunto de murallas concéntricas Babilonia era en el año 2000 a.C. la capital del Imperio Babilónico y tenía (la ciudad) una extensión de 500 Km2. (según Herodoto) pero Babilonia, prototipo de corrupción, se trocó en la cantera de Ctesifon y de Bagdad. . El edificio se construyó con una fábrica fenicia muy sobria y característica; una argamasa pétrea reforzada con encadenados de grandes tablones de madera y sillares muy bien escuadrados en las esquinas que otorgaban al conjunto una enorme robustez, además de refinada belleza. Babilonia vista del Ziggurat de Maduk. Torre de Babel.Reconstrucción del templo de Jerusalén de Herodes El Grande. Obra acabada el año 66 d.C.

El año 587 a.C. Nabucodonosor Rey de Babilonia arremetió contra Jerusalén reduciendo a ceniza tanto el templo como buena parte de la ciudad. Pero cuando Ciro conquistó Babilonia, cincuenta años más tarde, autorizó la marcha de los judíos a Jerusalén con el fin de reconstruir el ya legendario templo que Salomón construyó para Yahvé. Estas obras de reconstrucción se llevaron a cabo con posterioridad al año 520 a.C., ya bajo el reinado de Darío, hijo de Ciro. En esta reconstrucción el edificio triplicó sus dimensiones y el año 445 a.C. Atajerjes rey aqueménida inicia la amplia reconstrucción de Jerusalén.

El año 168 a.C. el templo de Salomón fue nuevamente arrasado y saqueado, esta vez por el sirio Antioco III, quinto rey en la dinastía Seléucida. Esta dinastía fue fundada por Seléuco, un oficial de Alejandro Magno, que tras el inesperado desmembramiento del Imperio Macedonio, sintiéndose heredero del mismo, fundó la dinastía Seléucida, que gobernó en Siria y Mesopotamia hasta el año 64 a.C. en que tuvo lugar la invasión romana. No obstante para el año 167 a.C. ya se había instalado en sus ruinas una estatua de Zeus Olímpico, que fue robado por una trupe de mercenarios, que para crear mayor confusión incendiaron el templo. Esto debió poner en marcha una obra de gran envergadura. Herodes el Grande en unos trabajos que ocuparon a más de 1800 obreros durante unos 46 años, reconstruyó el templo y realizó la gran explanada de 14 Ha. y su estoa, "El Haram" de los musulmanes, terminándose esta obra el año 66 de nuestra era.

La vivienda de los primeros sumerios, debió construirse en base al junco y, su tipología, no debía ser muy distinta a la de las cabañas, graneros y almacenes que aún podemos visitar en el Delta. Como puede verse en el dibujo de Hamilton, que muestra el desarrollo de un cilindro metálico, sello cuneiforme expuesto en Oxford, los mazos de carrizos, bien atados, servían para constituir los elementos portantes de una estructura compuesta por sólidos soportes centrales y un conjunto de arcos directores que sujetaban un cerramiento formado por un cascarón de esteras del mismo material. El lodo aluvial fue recubriendo y consolidando esta estructura, de manera que pronto debieron construirse muros de tapial, a modo de zócalos, sobre los que se alzaron estructuras de carrizos y juncos que resolvían la mitad superior de la choza. Construcción del Delta, en base al junco, la caña y el barro. Desarrollo del cilindro de las vacas (oxford).

En el Norte, muy pronto las casas debieron construirse de adobe, consolidando serios muros que, a imagen del templo, mostraban amplios retranqueos o pilastras exteriores. La tablilla de la vieja Eshnunna, actual Tell Asmar, cerca de la conocida Khafaje, datada como de mitad del tercer milenio a.C., muestra las plantas, probablemente, de dos viviendas adosadas, cuyos muros alcanzan un espesor próximos a un codo, en función del ancho de paso de las puertas y de la distancia que separa los muros paralelos, locales de poco más de 2,00 m. y dispuestos en torno a un espacio rectangular central.

Hacia el año 2000 a.C. procedente del desierto de Arabia y de Siria se asientan en Mesopotamia grupos organizados de semitas. Estos, logran aglutinar a otros muchos semitas que, desde 1500 años antes, formaban una considerable población nómada en torno a las poblaciones sumerias. Entre estos últimos se encontraba la familia de Teras, padre de Abraham. De los grupos semitas del norte surge Akad, personaje que ya es narrado en la Biblia, y de las gentes de Akad (acadios) surge el gran Sargón I que como Moise fue sacado de las aguas, llegando a reinar por algo más de 50 años. Sargón I fundó Babilonia sobre una pequeña colonia sumeria e hizo de ella una ciudad sugestiva y atrayente, constituyéndose en la metrópolis de Mesopotamia. Babilonia (Bad-ili) significa Puerta de él o Puerta de dios. De todas formas, Sargón I adoptó de buen grado todas costumbres de la civilización sumeria.

En la nueva ciudad las viviendas se agrupaban en grandes y sólidas manzanas, de modo que, desde su trazado inicial, se puede calificar a la trama urbana de la ciudad de Babilonia. como de seria y definida. Se definían altas fachadas, sin más huecos que las puertas. Las puertas exteriores se dotaban con hojas batientes de madera, las cuales disponían de un eje también de madera cuyo extremo superior quedaba suspendido del dintel mediante una argolla. El extremo inferior del eje de la hoja se protegía con una abrazadera o regatón de metal que se alojaba y giraba dentro de un quicio o agujero practicado en una cazoleta de piedra caliza o de diorita, que se cobijaba en una losa mayor del escalón, generalmente cerámica. Estas cazoletas se pulían y se tallaban inscripciones con el nombre del constructor, de rey e incluso el del dios al que se destinaba el edificio; no era extraño que se aprovecharan las cazoletas de construcciones anteriores, ya que la diorita era una piedra importada. Estas inscripciones han permitido datar e identificar muchos edificios.Plano de una vivienda en Tell Asmar (Eshnunna). Tablilla de arcilla. (2.200 a.C.)

Los muros se levantaban con enorme respeto a la propiedad

Las fachadas, con escasas ventanas, muy pequeñas y abiertas en la parte más alta del muro, o sin ellas, pueden calificarse como ciegas. La ausencia de ventanas no debe sorprendernos pues, en el clima local, de fuerte soleamiento diurno y frías noches, la edificación debía defenderse del sol mediante altos muros, desarrollándose alrededor de pequeños patios y actuar, durante el día, como un acumulador de gran inercia térmica para lograr la inversión térmica nocturna, radiación hacia el interior en las frías noches.

Se puede decir que entre la casa mesopotámica y el palacio, no existe otra diferencia que el enorme número de estancias que en torno a los patios dispone el palacio, manteniéndose esta misma cualidad en la arquitectura persa, que traslada la casa de los cuatro iwanes a su palacio. Igualmente podremos comprobar esta característica en la construcción doméstica musulmana.

Pero volviendo a la casa rural de la vieja mesopotamia, esta evolucionó hacia la tipología que conocemos actualmente como casa-patio, con un servilismo al palacio o casa principal que disponía de abundantes estancias, a la que, sobre sus medianeras, se adosaban las casas menores de tres o cuatro habitaciones. El conjunto se desarrollaba en una o dos crujías anárquicas, dentro de la limitación de las cortas luces entre muros. Las edificaciones llegaron a tomar una o dos plantas y, en todos los casos, dado el gran espesor que adquiría la cubierta y la necesidad de defender al patio del duro soleamiento estival, las paredes de la construcción doméstica alcanzaba alturas importantes.Detalles de los materiales en la Puerta de Ishtar en Babilonia.Vivienda. Período Asirio (1890 a.C.).

El momento más fabuloso de la legendaria ciudad de la Torre de Babel y de los jardines colgantes se alcanza durante el reinado de Hammurabi (1792-1750 a.C). Para entonces Asirios y babilonios no escatimaron esfuerzos en el desarrollo y construcción de sus espléndidos palacios. La almena que comenzó coronado las torres que flaqueaban las puertas de las ciudades y de los palacios, pasó de forma general al muro, no perdiéndose ya nunca, y pasando más tarde a la construcción persa y musulmana, y terminó siendo un elemento fundamental de la construcción medieval. Los reyes más significativos del período asirio o que pueden tenerse como mecenas de la construcción, fueron Assuchasirpal II, su hijo Salmaneser II y Sargón II (745-705). En materia de construcción es el momento del uso de la piedra, asociada al concepto de cimentación como parte enterrada de la construcción, fuerte, resistente y capaz de combatir a la humedad del suelo. También es caracteristico de esta etapa la técnica de revestir la parte baja de los muros, de forma que grandes losas de piedras protegieron y adornaron los zócalos de los palacios y otros edificios seculares. Bloques de piedra labrado rudamente se han encontrado en las cimentaciones de este tiempo en Mari y en Al`Ubaid y también, en bóvedas enterradas de algunas construcciones funerarias de Ur.

Los palacios asirios son ahora decorados con largos frisos pintados o labrados en relieve, cintas, rememorando las campañas de sus soldados, casi interminables y que llegaron a ser monótonas.

Vivienda del período babilónico. (1600 a.C.).A la muerte de Hammurabi (1792 a.C.) las invasiones hititas de Asia Central, y las kassitas de las montañas del Kurdestan, ponen sitio a Babilonia, terminando Mursili I, rey hitita, por saquear la ciudad y haciendo que los sucesores de Hammurabí se replieguen en el Norte. Desaparece así el período babilónico y emerge el período de la Dinastía Kassita de Circa ( 1600-1100 a.C.).

Aunque el Código Civil de Babilonia promovido por Hammurabi, en materia de construcción, sólo se refiera a responsabilidades, la importancia que la actividad constructiva debía tener en la sociedad mesopotámica, que debía equipararse a la actividad agrícola y superar a la del pastoreo, queda claramente reflejada en la celebre estela de basalto negro de 2,25 m de altura por 65 cm. de ancho que, para público conocimiento, quedó expuesta en Sippar, desde 1753 a.C. hasta que en 1160 a.C. pasara como botín a Susa, donde fue encontrado el año 1902 de nuestra era y que hoy se expone en el Museo del Louvre. En su articulado se puede leer lo siguiente:

"Si un constructor edifico una casa para el señor y la acabó para él, le dará como remuneración dos siclos de plata por sar de casa"

"Si un constructor edificó una casa para el señor, pero no dio solidez a su casa, resultando que la casa por él construida se desplomó, lo cual produjo la muerte del propietario de la casa, este constructor recibirá la muerte".

"Si causa de la muerte de un hijo del propietario de la casa, recibirá la muerte el hijo de tal constructor".

"Si ha destruido bienes, pagará cuanto destruyó; asimismo, puesto que no dio solidez a la casa que edificó y se desplomó, reconstruirá a sus expensas la casa que desplomó".

"Si un constructor edificó una casa para un señor y no llevo a cabo su trabajo adecuadamente, de modo que una pared resultara peligrosa el constructor reforzará la pared a sus expensa".

"...........Así, las puertas que dieran a la calle habrán de ser pequeñas, porque "si la puerta es grande la casa será destruida";.....las hojas de las puertas se abrirán hacia dentro, porque "si la puerta abre afuera la mujer de aquella será un tormento para su marido",..... Los umbrales de las puertas que dan a los patios interiores de las viviendas serán más bajos que los de las puertas de la calle, porque "De lo contrario la mujer será superior a su señor".

Código de Hammurabí. Estela de basalto.Aunque Babilonia fuera una ciudad sin relevancia hasta Hammurabi y hubiera de esperar al período neobabilónico para lograr su mejor esplendor, de todas las metrópolis de Oriente ninguna ha dejado un recuerdo tan fantástico como ella. El Eúfrates, con algunos cambios en su curso, siempre dividió a la ciudad diagonalmente. Su trazado urbano quedaba controlado por un cuadrado cuya doble muralla, según Herodoto, disponía de 80 Km., y aunque es obvio que este dato es muy exagerado, aún se trata de una vasta extensión difícil de excavar, masas de formidables ladrillos que, aunque desechos, mantienen planos continuos de aparejos muy bien ordenado. En Babilonia donde toda la construcción era apilastrada, aún encontramos grandes montículos artificiales de ladrillos denunciando la presencia de grandes monumentos que esperan para ser excavados.

La vasta extensión de escombros que aún puede verse en el lugar donde estuviera la fantástica Babilonia, da idea de las enormes dimensiones que debió alcanzar la ciudad. De Norte a Sur se veía dividida por el Río Eúfrates. En la parte que se correspondía con la margen izquierda del Río y paralelo a él, a unos 400 m. de su orilla, se trazaba la Vía de las Procesiones de 16 m. de amplitud, que recorriéndola de Norte a Sur y tras penetrar en la ciudad por la bellísima Puerta del Ishtar, se dejaba, a la izquierda, el templo de Nimac y, a la derecha, el Palacio Real, construido con gruesos muros de ladrillos cocidos y tomados con betún en razón en que en esta zona de la ciudad, pegada al río, el terreno era inundable.

Por esta margen izquierda del río discurría la bella muralla queFalsa bóveda de la construcción funeraria en Mesopotamia. separaba la vieja ciudad del ensanche o Ciudad Nueva que se emplazó en la margen derecha. Esta fortificada muralla que enterraba sus cimientos en el río, sirviéndose de él como foso, estaba cuajada de torres cuadradas separadas entre sí, no más de treinta metros. Todas ellas coronadas con almenas dentadas, idénticas a las de los paños de muralla. Hacia el centro de su desarrollo se habría la Puerta del Puente, que comunicaba la parte más noble de la vieja Babilonia con la Ciudad Nueva. Esta puerta, como la del Ishtar, era doble y se aplacaba con ladrillos vidriados, con animales fantásticos, dorados, dispuestos sobre fondo azul.

La Puerta del Ishtar, que como ya hemos dicho era la más bella de todas las puertas de la ciudad resolvía su hueco de entrada con arco dePlanta del Palacio de Mari. Siria. medio punto y notoria altura. Se flanqueaba con sendas torres, potentes y almenadas, y toda su superficie mural se revestía con ladrillos vidriados, mostrando una decoración de animales fantásticos en dorado sobre fondo azul brillante.

El palacio neobabilónico, que contenía las fábricas reales de artesanía, quedaba, como una ciudadela o alcázar, encerrado en un recinto amurallados, entre la Vía Procesional y el Eufrates, junto a la Puerta del Ishtar. En la parte occidental del palacio, como jardín anexo al mismo, junto al río, se localizaban los fabulosos jardines pensiles o colgantes, que se han tenidos como una de las siete maravillas del mundo. Estos jardines, con espesa arboleda, crecían sobre plataformas emplazadas a unos 15 m. de altura y resueltas sobre bóvedas pétreas que descargaban en gruesos pilares de ladrillos cocidos, cuya sección transversal era mayor que el espacio que quedaba entre ellos. Estos jardines construidos por Nabucodonosor II para disfrute de su esposa, la bella princesa meda Amictis, trataban de imitar la selva montañosa del Fars y de mitigar la añoranza de la reina persa.

Más abajo, dejando atrás unos 120 animales dorados, toros, leones y dragones con cabeza de serpiente, animales sagrados de Marduk, 60 a cada lado de la avenida, reproducidos en ladrillos de 30 cm. de soga y 8 cm. de grosor, abocelados, resuelto en bocel, con suave relieve, y vidriados, se emplazaba en la Vía de las Procesiones, entre esta y la orilla izquierda del Eúfrates, el Témenos de Marduk, con el templo de Bel y el Ziggurat de Babilonia, Torre de Babel, de más 91 m. de altura y de base cuadrada de 91 m. de lado, que ya hemos descrito ampliamente, y que quedaba emplazada en el patio, cuadrado de casi 400 m. de lado, orientando su escalera monumental hacia la dirección Sur. La Vieja Assur. Procesión Anual por las playas del Tigris. Al fondo, el doble templo de AnuAdad, cuyos muros mantienen los retranqueos de la propuesta mesopotámica más legítima.La Vieja Assur. Procesión Anual por las playas del Tigris. Al fondo, el doble templo de AnuAdad, cuyos muros mantienen los retranqueos de la propuesta mesopotámica más legítima.

El palacio de Tell Brak, en la cabecera del Valle y Río de Khabbur, es el último construido como pequeña residencia reservada para el rey-dios, después la religión mimaría más al hombre e incluso, a la naturaleza. Esta edificación de 2.200 a.C., algo anterior, en el tiempo, a la construcción del ziggurat de Ur, sitúa su entrada a eje con el patio mayor y dispone de otros tres patios pequeños en torno a los cuales se agrupan las pequeñas habitaciones cubiertas.

Antes de que acabara el tercer milenio debió iniciarse la construcción, en la ciudad de Mari (Siria), en la margen derecha del alto Eúfrates, de uno de los más grandes palacios de la Historia Antigua. Contemporáneo con la construcción del gran ziggurat de Ur, el Palacio de Zimri-Lim, rey de Mari, marca el nuevo poder del Oeste semítico y, en materia de construcción, introdujo ciertas renovaciones, aceptando nuevos materiales, algunos traídos desde puntos muy extraños. Levantado para honrar a la diosa local no debió terminarse hasta el año 1.780 a.C. durante el reinado del babilonio Zimri-Lim. Se componía de un enorme y bello complejo de 200 m.x120 m., con más de 260 habitaciones, aún sin ventanas, agrupadas en torno a dos grandes patios y cuatro menores, en una simetría total. Los muros eran revestidos con yeso mezclado con tierra cribada y pintados con motivos de caza y desfiles ceremoniales y siempre, la pintura actuaba como protección del soporte, usándose colores muy brillantes.Puerta del Ishtar. La puerta más bella de cuantas dieron acceso a Babilonia.Restauraciones recientes llevadas a cabo sobre los restos de la Vieja Babilonia.

Durante el corto período asirio, que se inicia hacia el año 1900 a.C. y que terminó con la destrucción de Nínive hacia 650 a.C., se fundaron diversas ciudades-estado. Asiria nace como estado independiente de Ur hacia el año 2000 a.C., cuando ya Babilonia era espléndida y los reinos sumerios eran historia. Assur, la primitiva ciudad de Asiria, se levantó sobre una vieja colonia sumeria asentada en la margen derecha del Tigris desde 3000 a.C. y en la que ya para 2400 a.C. un gobernador de Susa, enviado a esta colonia, construyó un templo para la diosa Istar. En 1900 se fortificó con fuertes murallas, Más tarde, la capital se trasladó a Nínive, unos 160 Km. más al Norte y al otro lado del Tigris.

Asurnassipal lI fundó Nimrud (Calah), sobre la margen izquierda del Tigris, a mitad de camino entre Assur y Nínive. Sargon II construyó Dur Saarrukin (Korsabad) la ciudad fortificada en la que murió dejándola inacabada. Del plano de Korsabad sólo se tienen algunos datos del Palacio de la Ciudadela, del Palacio del Príncipe, del trazado de la cerca y, apenas, resto de algunas casas. El trazado urbano debió responder a una cuadrícula de calles ortogonales, aunque, es probable que no se llegaran a construir. Todas las puertas de la ciudad y de la ciudadela, así como las entradas a los edificios públicos estaban flanqueadas por un par de torres y todas las construcciones se alzaban con muros de fábrica de ladrillo cocidos, dispuestos sobre cimentación pétrea y estaban protegidas por un podium o zócalo de piedra caliza de 150 m. a 1.80 m de altura. De estos palacios se han sacado placas pétreas con toros alados de cinco patas, cabeza humana cubierta y mentón con barbullas, para todos los museos europeos y americanos. De entre los palacios de este período cabe señalar como más importantes: el Palacio Til Bassip, en la actual Fell Amhmar; y el de Khadatu, en la actual Arsllan Tash.

Plano de la legendaria Babilonia.Estas grandes placas pétreas de esquinas, con relieves de figura animal, destacando los toros gigantes con cabeza humana, cuerpo potente y dotado de grandes alas, mostraban posturas vigilantes, eran animales fantásticos pero funcionarios de los dioses; cualquiera que pasara cerca de ellos sentía, con respeto, el peso de su mirada. Estos bajorrelieves en placas cuadradas que tomaban dimensiones próximas a los 3,00 m. de lado, se labraban en piedra caliza para enfatizar su presencia, a pesar de dominar el relieve en arcilla vidriada y pintada en colores brillantes.

Así, el período Caldeo-Neobabilónico se caracteriza por los grandes palacios, constituyendo espléndidos complejos, ordenados a partir de los patios de ceremonias y también, dotados de fuertes portadas, decoradas con relieves cerámicos, de las que es buena muestra, la Puerta de Isthar sobre la Vía de las Procesiones de Marduk, la más bellas de cuanta por los cuatro costados daban acceso a Babilonia. Sólo nos resta añadir que fue construida por Nabucodonosor II hacia el año 580 a.C., que disponía de 25 m. de altura y que estaba revestida de ladrillos esmaltados y vidriados en tonos azules y decorada con más de 500 figuras de animales fantásticos, en un ligero relieve, propio de los ladrillos abocelado.

Como acabamos de ver, desde el año 1.200 a.C. se fundan o nacen, a lo largo del Río Eúfrates, grandes ciudades que rivalizan con Assur y Nínive (Asiria). Las puertas de entradas a las ciudades se flanqueaban con torres cuadradas y almenadas, cuyo paso se resolvía con gran altura y mediante arco de medio punto. La construcción e incluso la propia divinidad se había ido humanizando de manera que, para estas fechas, el palacio era el centro de la edificación.

La ciudad, sin perder la forma rectangular de sus edificios, se iba haciendo concéntrica hasta el punto de amurallarse en un contorno circular. Esto quedará notoriamente patente, más tarde, en el Período Parto de la Arquitectura Persa, donde la ciudad toma analogía con el cosmos.


Actualizado 26/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|