INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C114 La construcción en la toscana pre-romana.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C114 Rama Arquitectura Etrusca
C1141 Rama La cultura
C1142 Rama La vivienda
C1143 Rama La tumba
C1144 Rama Construcción del templo
C1145 Rama La ciudad
C1146 Rama Las murallas y puertas
C1147 Rama La actividad constructiva

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LA CONSTRUCCIÓN EN LA TOSCANA PRE-ROMANA.

LA CONSTRUCCIÓN EN LA TOSCANA PRE-ROMANA.

Cualquier trabajo que emprende el estudio de la civilización etrusca comienza por plantear el oscuro origen o la procedencia de este pueblo. Esto ocurre así desde la misma historia de la antigüedad. Heródoto, calificado como el Padre de la Historia, habla de una gran colonización, en el siglo XIII a.C. procedente de Lidia (Mileto, Efeso, Smirna, etc.) ciudades localizadas en Asia Menor.

 


La Toscana Italiana hacia el Siglo IV a.C.La Península Italilana hacia el Siglo VII a.C.Diodoro sostenía que los etruscos no tenían nada en común con los lidios y que si había que buscarles alguna similitud con algún otro pueblo sería con los pelasgos, pueblo asentado en la Grecia del Norte y que perseguidos por los nativos de estas tierras se dispersaron por todo Occidente. Dionisio de Halicarnaso en el libro I de su "Historia Antigua de Roma" donde plantea el origen de los tirrenos o etruscos, cuenta que los pelasgos expulsados del norte de Grecia poblaron las islas del Egeo (Lesbos, Chios y Creta entre otras) y que más tarde, ocuparon la costa occidental de Italia donde acabaron siendo exterminados por los celtas, en tanto que los etruscos pudieron ser una colonia autóctona del valle del Po. Pallottino, creador de la etruscología actual, quitándole interés a la búsqueda del origen del pueblo etrusco, vino a decir "...preguntar por el origen de los etruscos es tan extemporáneo como preguntar de dónde vienen los franceses". Sirva para concluir estas notas sobre la imprecisión del origen del pueblo etrusco recordar la frase de Campigli "el vocablo etrusco es tan atractivo que se emplea para todo lo que se comprende mal".

A nosotros, constructores, más que meticulosos historiadores, no nos preocupa excesivamente esta búsqueda. Nos interesa mucho más su producción arquitectónica que la pura investigación de sus raíces. Fundamentalmente, nos importan las influencias que pudieron introducir en la construcción que se desarrolló en el Mediterráneo.

Como de casi todas las civilizaciones del Mediterráneo occidental anteriores aLa Toscana Italiana hacia el Siglo IV a.C. Roma, de la civilización etrusca se tienen pocos datos y, además, poco argumentados. Por ello, admitimos que se trata de una cultura que aparece en Italia 1200 años a.C. y que se desarrolla a partir de un arte arcaico. Se trata de un pueblo que se muestra abierto a todas las influencias externas, que se interesa en la posesión e imitación de objetos de arte y que su mayor florecimiento ocurre hacia 650 años a.C., coincidiendo con el período de gobierno de la Dinastía Tarquinia.

El pueblo etrusco se afincó en la Italia Occidental, en el área definida por el Río Arno, por el Tiber y el Mar Tirreno. Es decir en la zona comprendida entre las ciudades que hoy conocemos como Bolonia, Florencia y Pisa por el norte, y Roma y Palestrina por el sur. Es decir, un área que coincidía sensiblemente con la Región Toscana de la Italia actual. La parte oriental de la Península estaba ocupada por otros pueblos latinos (Umbros y Samnitas, entre otros). En la parte sur de Italia y en Sicilia se instalaron los griegos, espacio que como veremos más adelante se denominaba "Magna Grecia". Ambos pueblos, aunque mantenían relaciones comerciales, se disputaron durante algún tiempo la hegemonía del Mediterráneo.


Actualizado 04/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|