INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1145 La ciudad etrusca.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C114 Rama Arquitectura Etrusca
C1141 Rama La cultura
C1142 Rama La vivienda
C1143 Rama La tumba
C1144 Rama Construcción del templo
C1145 Rama La ciudad
C1146 Rama Las murallas y puertas
C1147 Rama La actividad constructiva

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LA CIUDAD ETRUSCA.

LA CIUDAD ETRUSCA.

La forma de ciudad etrusca no podía ser otra que la amurallada, pero la razón de ello no hay que adjudicársela a la personalidad de este pueblo, que aunque fue tachado de bárbaro y libertino, fue, por el contrario, un pueblo amante del arte, que no se preocupó de componer y sostener un ejército, que no tuvo deseo de expansión y que fácilmente se replegaba y buscaba acuerdos y alianzas.

 


Por ello la muralla etrusca ha tenerse como puramente defensiva pero incapaz de soportar grandes embates. Recordemos que el suelo era rico en todos los metales que por aquel entonces tenían utilidad, y que el tema que mayor fruto daría al investigador sería el estudio de la agricultura, y más concretamente el del cultivo de cereales. Se trataba pues, de un pueblo apegado a su tierra pero con un claro sentido de la vida y de la libertad. Los romanos decían que no eran amigos de los fenicios por piratas, ni de los cartagineses por brutos y, ni de los etruscos por degenerados Los romanos tenían a los etruscos por degenerados, por el hecho de que la mujer presidía los banquetes junto a su marido y participaba en los festines con igual condición que el hombre, y no porque hiciera el amor en público, lo cual sucedía como un acto social, con gran respeto y adoración a la mujer, a diferencia de lo que ocurría en las fiestas y banquetes romanos..

Muralla del Castro de Pyrgo.La razón de la ciudad amurallada, en los etruscos, se debe o es consustancial a sus propias raíces o procedencia. Si procedían de Asia Menor, porque éste fue el modelo de ciudad que allí floreció; si descendían de los Pelasgos, porque el muro y la cerca (el pelargikón) habían sido los elementos fundamentales que marcaban la territoriedad de su entorno; y si tenían como modelo a la ciudad griega micénica, porque así rendían tributo a la construcción que tenían como patrón.

De todas formas todo está por investigar y poco se puede, aún, argumentar de las ciudades etruscas, pero lo que sí parece seguro es que eligieron muy bien sus asentamientos y como consecuencia, sus ciudades son ciudades actuales de la Italia de hoy. Todas fueron devastadas para servir de emplazamientos a las ciudades romanas y medievales. De esta manera, ha sido imposible removerlas por la investigación arqueológica. Las ciudades que alcanzaron el mayor grado de desarrollo fueron Tarquinia, Caere, Vulci y Veyes, y constituían el taller de Roma y de Etruria. Otras ciudades etruscas (tardías) de mitad del siglo V (450 a.C.) son Cortona, Arezzo y la lejana Perugia.

Buscaron siempre la proximidad a un río, a los lagos o al mar, pero con la desaforada expansión griega y sus continuos ataques, tuvieron que buscar las cimas de las colinas próximas a los valles donde desarrollaban su agricultura. Sus primeras ciudadesTrazado de la Ciudad de Marzabotto. responden a agrupaciones en disposición irregular como puede verse por la propia Roma anterior a la República, pero hacia los comienzos del siglo IV a.C., las ciudades se ordenaban bajo una retícula bien trazada y orientada, quizá en razón del saneamiento. El "Kardo Máximum" se orientaba perfectamente coincidente con la dirección Norte-Sur, tenía un ancho de 45 pies (apróx. 15 m.) y era cruzado por dos o tres "Decumanus" o vías de entre 45 y 30 pies (apróx. 15 ó 10 m.) de anchura, orientadas según la dirección Este-Oeste. Posteriormente, en la Ciudad romana, no fueron tan anchas. Las viviendas se agrupaban en manzanas que presentaban frentes a estas vías y a las calles menores (4 ó 5 m. de anchura), paralelas a las anteriores.

Bajo esta cuadrícula debieron trazarse, entre otras, las ciudades de Marzabotto (siglo IV a.C.), cerca a la actual Bolonia, y la misma Pompeya. Al final del Kardo y de los Decumanus se emplazaban las necrópolis. De hecho dichas vías se trazaban a partir de las tumbas. Con trazado de retícula se ordenan las necrópolis de Orvieto (Crocefisso del Tufo, 550 años a.C.) y la, tallada en la roca, necrópolis de Castel d'Asso (siglo III a.C.). Lo cierto es que la ciudad etrusca mantiene un desarrollo urbanístico de grado muy alto. También hemos de decir aquí que, en el caso de los etruscos, este tema ofrece mayor interés que el de la edificación.


Actualizado 05/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|