INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C12 Arquitectura Romana
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C12 Rama Arquitectura romana             
C121 Rama Fábricas y materiales         
C122 Rama Elementos y Sistemas constructivos
C123 Rama Casas      
C124 Rama Templos y Basílicas       
C125 Rama Arcos de Triunfo      
C126 Rama Espectáculos
C127 Rama Termas y Baños
C128 Rama Obras públicas
C129 Rama El arquitecto          

 

En este capítulo se estudia La Construcción en Roma y en su Imperio y se desglosa en los apartados: CARACTERÍSTICAS DE LA CONSTRUCCIÓN ROMANA.

LA CONSTRUCCIÓN EN ROMA Y EN SU IMPERIO

Tomaremos como fecha inicial de nuestra historia el año 120 a.C., un poco antes de la construcción del Tabularium (año 78 a,C.), y en el momento en que en Praeneste (Palestrina) se estaba levantando el Templo de la Fortuna.

 


Área de la Ciudad de Roma hacia el principio del Siglo V a.C.De esta manera, pronto aparecerá en nuestro relato la etapa del dictador Sila (año 80 a.C.), que fue fundamental para los cambios que habrían de darse en la construcción romana, y cuando se pondrían las bases de un lenguaje definitivo para la arquitectura de Roma.

Aunque la historia de la Ciudad Eterna se puede iniciar tan temprano como se quiera, podemos admitir que Roma fue fundada el año 753 a.C. en la Colina Palatina, pequeña elevación próxima al Tíber en la que se localizaban los primeros asentamientos estables de aquella rivera. A pesar de que para esa fecha, aquella pequeña agrupación de chozas no albergaba más de 200 personas, se constituyó en monarquía, cuya población de origen latino tomó como bandera de unificación al latín, hasta elevarlo al rango de lengua oficial.

Su primer Rey, Rómulo, pertenece, hoy día, más a la leyenda que a la historia, y sus últimos reyes fueron los de la IIª dinastía Tarquinia. Los tarquinios fueron príncipes etruscos que emigraron a Roma y que tras un amplio período de soberanía despótica fueron depuestos para dar paso a la República, el año en el que se construyó, en Roma, el mayor templo etrusco, Júpiter Capitolino, (509 a.C.). Para esta fecha Servius Tiulus, ya había dotado de muralla a la ciudad (520 a.C.), en defensa de las invasiones de los galos.

Esta primera muralla encerraba unas 427 Ha. y dentro de ella quedaba incorporada la Colina Palatina (Foro Romano); el Quirinal, en el Norte; el Foro Boario o lugar donde se emplazaba el Templo de Júpiter, en el Oeste;y la necrópolis Esquilina, en el Este.

Asimismo, la fecha mencionada en el primer párrafo de esta pequeña introducción para señalar el comienzo de nuestro estudio, últimos años de la República, se ha elegido en función de que en los primeros años de la misma, la energía se consumió en resolver los conflictos internos y en hacer frente a la beligerancia que imponían Galos, Celtas y Cartagineses. En aquel primer periodo del nuevo sistema de gobierno, la sociedad se había dividido entre patricios y plebeyos. Los patricios se arrogaban el ser los progenitores directos de los senadores elegidos por Rómulo. En realidad eran descendientes de familias aristócratas que conservaban considerables privilegios heredados. De entre ellos se nombraban los cargos religiosos y dirigentes políticos, siendo para los plebeyos imposible acceder a esta clase dominante. En el año 450 a.C. se hicieron públicas las Doce Tablas, en ellas, se prohibía el matrimonio entre patricios y plebeyos. 

Extensión del Imperio Romano hacia el final de la RepúblicaDominios de Roma y Cartago en tiempos de AnibalNo es nuestra intención alargar este trabajo con una cronología detallada de la historia romana, pues ni siquiera podremos ajustarnos a ultranza a ella, dado el carácter de nuestro trabajo, pero a pesar de ello, con anterioridad al año 120 a.C. ocurrieron otros hechos que no podemos dejar de reseñar.

Así, para el año 240 a.C. Roma habla incorporado Córcega, Cerdeña y Sicilia a su territorio y en el año 237 a.C. anexionó el Norte de Italia y el Sur de Francia. Para el año 206 a.C., tras doce años de luchas con los cartagineses, España, quedaba integrada por dos provincias romanas, la Hispania Citerior y la Hispania Ulterior. Hacia el año 149 a.C. Cartago fue incorporada como Provincia Romana de Africa y en el año 146 a.C., tras la toma de Corinto, Grecia es incorporada al Imperio Romano. En el año 133 a.C. Roma anexionó a sus dominios el Reino de Pérgamo como Provincia Romana de Asia. 

La República Romana que coincidió con la Grecia Helenística, ocupó el periodo de .tiempo que transcurre entre el año 500 a.C. y el año 29 de la misma Era. Para esta última fecha Julio César habla incorporado definitivamente a Las Galias y El Imperio de Roma habla quedado totalmente definido. De esta forma se llegó hasta el año 324 de la Era Cristiana, en el que la capital de Roma, tras la conversión de Constantino, se traslada a Constantinopla (Bizancio). En el año 394 el Imperio se divide entre Latino de Occidente y Griego-Bizantino de Oriente. De esta manera comienza la calda de Roma bajo las invasiones de los Bárbaros del Norte.

CARACTERÍSTICAS DE LA CONSTRUCCIÓN ROMANA.

Sila (Cornelius Sulla) fue calificado como el "dictador" por sus duras leyes encaminadas a acabar con los disturbios internos, que venían desde Tiberio, y por imponer la renovación de las estructuras sociales, llegando incluso, a rebajar la edad requerida para ocupar un puesto en el Senado. En su corto tiempo de mandato, (83-79) a.C., se dispuso a cambiar la imagen de la ciudad. Se embarcó en grandes proyectos y en proyectos de grandes edificios. Decidió la nueva escala que debía tener la Arquitectura Romana, así como el valor de representatividad y el grado de ornamentación que debía comportar. En esta línea continuaron Pompeyo, Cesar, y ya en tiempo del Imperio, Augusto. Ahora el problema era construir más y más aprisa.

Extensión del Imperio Romano después de la conquista de las Galias.Estos emperadores aceptaron de buen grado el Helenismo como forma de construir, sobre todo, después de la conquista de Grecia y Asia Menor. Si bien Roma conquistó a Grecia en el plano militar y territorial, Grecia conquistó a los romanos para su arquitectura. Augusto quedó prendado del Helenismo de Oriente y desde luego enamorado de la construcción de la bóveda, cuya forma ya venían experimentando de la herencia etrusca. Igualmente quedó fascinado por la cúpula como forma capaz de generar espacios mayores y armoniosos, sobre todo ~omo pieza fundamental en baños y santuarios.

De todas formas, si Grecia mantuvo una arquitectura para el arte, el orden y sin demasiada justificación de su funcionalidad, Roma se define por una arquitectura eminentemente útil. En ocasiones y por esta razón, se ha calificado, no con demasiado fortuna, como una arquitectura militar e ingenieril. La realidad es que la construcción romana debía ser firme, útil y, también bella.  

Roma que había heredado la construcción del arco de los etruscos, y que tenía por elevada a la construcción adintelada de los griegos, vio en la columna un elemento fundamental para el lenguaje, arquitectónico de sus edificios, la aceptó aún comprendiendo que el arco y la columna son elementos, desde el punto de vista mecánico, poco conciliables. Los empujes horizontales derivados del arco no son capaces de ser anulados por la columna y sólo pueden asociarse estos elementos, si los empujes del primero son previamente contrarrestados por otros arcos coplanarios y colindantes o por un machón de muro de relativa potencia.

Por ello, la construcción romana deja al arco en su contexto mural y adosa a la columna, desposeída casi de función mecánica, para aprovecharse de su misión ornamental. Esto es fácil de entender con la mera observación de la forma estructural de los" Arcos de Triunfo". Así, en la construcción romana, la estructura portante y la ornamental, constituyen ordenes yuxtapuestos claramente separables.

Roma, que tuvo que soportar grandes guerras para confederar y unir su propio territorio, tenia ahora la necesidad de proporcionar, a todo su Imperio, un sentido y estilo homogéneo. Para ello, decidió tomar a la Arquitectura como lenguaje común y unificador. No sólo logró la unidad arquitectónica a través de los sistemas constructivos, de las formas arquitectónicas y de la ornamentación, sino que manteniendo estas premisas, propició la singularidad y peculiaridad regional y permitió la impronta local de la arquitectura. Cada Pueblo incorporó, a la estructura básica romana, connotaciones propias de su geografía y personalidad.

En esta forma de construir, a partir de directrices maestras, el arquitecto perdió su identificación con la obra y quedó como el investigador, no tanto de la forma como del elemento constructivo, que debla yuxtaponerse a otras partes de la obra. Aparece entonces una construcción casi de catálogo de elementos compatibles en la que ástos, se producían para ser trasladados a algún destino no señalado previamente.

En la construcción romana la estructura ornamental es claramente separable.A la propuesta romana de universalizar la forma de construir le vino bien descubrir la facilidad de moldeo del hormigón o mortero concrecionado. A los romanos se les atribuye el descubrimiento del hormigón y se data este hallazgo como de mitad del siglo I a.C., al menos Vitruvio lo describe como algo nuevo y sorprendente:

"Hay también una especie de polvo de virtud maravillosa, que se cría en los contornos de Bayas, y territorios de los municipios sitos á la falda del Vesuvio. Este polvo, mezclado con la cal y piedra, no solo concilia la mayor firmeza a los edificios, sino que aun las obras de mar construidas con él se consolidan debajo del agua misma."

Lo que realmente ocurría era que la arena de Puzzoli, antigua Putoli, cuando se utilizaba mezclada con cal, para los morteros, resultaba un material de gran dureza, que fraguaba y endurecía debajo del agua. Desde luego el polvo al que hace mención Vitruvio era la arena fina de Puzzoli, pero habla otros sitios donde se encontraba este polvo puzolánico como ocurría en el Lago Bolsena. Por ello, es posible que los etruscos en muchas de sus fábricas, ricas en morteros, y obras hidráulicas encontraran las cualidades propias del hormigón. Así, es más que probable que este material les venga a los romanos de los propios etruscos. También se detecta un material similar en obras realizadas en la isla griega de Thera.

Desde luego se usó en el año 199 d.C. en el Puerto de Puzzoli, construido con material puzolánico y conociendo todas sus propiedades. En tiempo de Augusto se generalizó su uso y era obligado en todas las "Obras Públicas". Así en los puentes y acueductos, que hasta entonces, se construía con sillería, se comienza a labrabar una fábrica que exteriormente se compone por sillares pétreo bien escuadrados, que abriga en su interior un núcleo o corazón de hormigón.


Actualizado 26/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|