INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C164 La Construcción Civil y Militar.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C16 Rama Arquitectura Visigoda
C161 Rama Aspectos generales de la construcción Visigótica
C162 Rama Ostrogodos y Visigodos en Italia y Francia
C163 Rama Los Visigodos en la Península Ibérica
C164 Rama La construcción civil y militar
C165 Rama La construcción visigoda de la Arquitectura Religiosa
C166 Rama La Técnica, las preferencias y el entorno constructivo visigodo

 

El capítulo de La Construcción Civil y Militar se desglosa en los apartados: LA CONSTRUCCIÓN CIVIL Y MILITAR.

LA CONSTRUCCIÓN CIVIL Y MILITAR

Como ya hemos expuesto, es muy escaso el material que se dispone para establecer conclusiones en relación con la construcción civil y militar. En esta última, aunque en los terrenos anexionados construyeron poblados de carácter defensivos, se observa un menor compromiso con la forma romana de construir y un mayor primitivismo. Quizás porque durante la Edad Media debieron construirse, sobre sus localizaciones, nuevas poblaciones o, simplemente, porque su simpleza y notable pobreza constructiva los presentaban como carentes de interés, éstos han sido desmantelados e ignorados durante muchos años.


Poblado e iglesia de el Bobalar en Serós. (Lérida)Como ya hemos dicho anteriormente, en esta mitad de nuestro siglo, investigadores muy cualificados han centrado su meritorio trabajo en el estudio de este período. Sirvan estas cortas líneas y las referencias bibliográficas, para su reconocimiento.

Sólo conocemos algunos poblados, en los que queda presente, además de su carácter militar, su fuerte carácter agrícola: De entre ellos cabe destacar el de El Bobalar, en Lérida; Recópolis, junto a Zorita de los Canes, en Guadalajara y el Castro de Puig Rom, en Rosas (Gerona). Todos muestran pequeñas agrupaciones de casas de dos locales por vivienda, constituidas por muros muy toscos, levantados por una mampostería de piedras sin labra y aparejo muy irregular, argamasados con abundante mortero de arena y cal. Los locales son de cortas dimensiones, de forma que, al menos uno de sus lados no supera los 2,80 m. de luz libre. La cubierta debió ser en cobertizo; es decir, de una sola vertiente, resuelta mediante vigas en madera de rollizo y material de cubrición vegetal embarrado.

Planta del Castro de Puig Rom en Rosas (Gerona).El trazado de estos poblados no responde a ningún tipo de cuadrícula ni entramado de calle; ni siquiera la iglesia organiza o genera un centro urbano ordenador e incluso a ella, se adosan construcciones. De esta forma la podemos ver en  el Poblado de Bobalar en Serós, en la provincia de Lérida. En general las viviendas se agrupan anárquicamente generando un espacio central a modo de patio y, cuando existe la muralla, siempre tratan de adosarse a ella, buscando la lógica protección, ya que es éste el elemento más potente y el que marca el aspecto fortificado.  

De los poblados o asentamientos rurales conocidos por sus excavaciones, el que presenta mayor carácter militar es el Castro de Puig Rom. En él, las construcciones se adosan a un potente muro recto de 2,00 m. de ancho, que se quiebra para marcar la posición de la única puerta de entrada a la fortificación. Esta puerta quedaba además, flanqueada por dos fuertes torres cuadradas.

Actualizado 19/02/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|