INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción | Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria  |  Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa S

  Boletín dCA

Descargas


Inicio Servicios Técnicos

 S166  Cuartos húmedos
S1 Saneamiento
S16 Esquemas y recomendaciones
S161 Introducción y análisis preliminar
S162 Figuras, aplicaciones y características (edificios de 1 a 5 plantas)
S163 Figuras, aplicaciones y características (edificios de 10 a 20 plantas)
S164 Recogida de pluviales
S165 Arquetas y albañales de cimentación. Sótanos
S166 Cuartos húmedos
S167 Prefabricados
S168 Algunas propuestas
EXPOSICIÓN.

1       BAÑOS.-

En los cuartos húmedos se considera solución óptima aquella que tenga sus elementos de desagües fácilmente accesibles.  La conocida propuesta "de libro" de llevar los ramales entre dos tabiques, uno de ellos registrables, tiene, en la práctica, escasas posibilidades de aplicación en edificios de viviendas.

En caso de edificios en régimen de Propiedad Horizontal habría que valorar que el registro, ruidos y humedades no pendiera sobre la cabeza del vecino.  No obstante, y por obvias razones económicas, la solución habitual consiste en colgar los desagües del forjado y ocultarlos con un falso techo.  En tal caso se aconseja, al menos, encoquillar los conductos y/o la colocación de mantas aislantes de ruidos, sobre todo en el supuesto de utilizar PVC, dada su gran sonoridad.

Considerando estos problemas a veces se llevan los ramales sobre el propio forjado, o mejor, por las paredes - en el caso de no emplear bote sifónico - tal como se ha preconizado en temas anteriores.


La solución de desagües sobre el forjado requie­re, en general, grandes espesores de encascado.  A fin de no tener que generalizarlos al resto de la vivienda, o de evitar el traidor escalón en la puerta del cuarto de baño, propugnamos la adopción de un forjado más delgado (losa armada) en el sector estructural que afecte a los "cuartos húmedos".  (Actualmente en los edificios de oficinas se tiende a colocar suelos flotantes, regulables y registra­bles, a fin de disponer a conveniencia cualquier tipo de instalación.  De ello se beneficia, por supuesto, el trazado de las redes de desagües).

En las figs. 12 a 18 se desarrollan algunos de los conceptos expuestos anteriormente tomando como base un determinado baño "difícil".  (Hacemos notar las soluciones adoptadas para el desagüe y ventila­ción del sifón del lavabo, dada la situación de la puerta y de una columna estructural).

En el caso de bañeras "para revestir" colóquese su borde al menos a 0,50 del pavimento (0,60 según DIN 4471).  Ponerlo a menor altura significa apuntarse a problemas en la ejecución del desagüe.  Es buena práctica realizar en el faldón un rodapié rehundido que facilita las labores de limpieza en el ámbito de la bañera. (v. fig. 19).

Remitimos a la fig. 26 para ilustrar el siguiente comentario:

Las filtraciones de agua entre bañera y pared, las averías o mala ejecución de los desagües y, por último, la conveniencia de su reposición por prematuros deterioros y envejecimiento en el esmalte, abocan en traumáticas operaciones destructivas en el caso de que la bañera esté recibida con obra.  Por esta razón muchos profesionales preconizan la conveniencia de utilizar bañeras "de adosar", a cuya demanda respon­den con sus productos las casas comerciales importantes con diferentes tipos de faldones prefabricados.  En el detalle adjunto se proponen soluciones cons­tructivas de encuentro con paredes y piso.

2       COCINAS Y SOLANAS.-

Como hemos dicho en cocinas y solanas utilizar sifónes independientes y nunca botes sifónicos.

El fregadero suele estar bajo la ventana, con lo que lo normal es que quede alejado del bajante, frecuentemente compar­tido con los aparatos de la solana.

El desagüe en "tromba" de fregaderos y piletas hace más necesaria la ventilación terciaria.  Si el bajante está a menos de 1,50 de los sifones y los desagüe se realizan por la pared "en horizontal", puede prescindirse de dicha ventilación.

En solanas se considera imprescindible el sumidero en el piso, tanto si es cubierta como si es descubierta.  Tendrá un buen cierre hidraúlico, un desagüe generoso y se colocará a menos de 1,50 del bajante.  Todo ello a fin de evitar una prmatura evaporación y la necesidad de practicar una engorrosa ventilación contra la autosucción.

No resulta operativo dejar "a la espera", en la pared, los sifones de lavavajillas y lavadoras.  Los desagües de estos aparatos de bombeo se podrán hacer, llegado su momento, entre la válvula y el sifón de la pieza correspondiente (fregadero y pileta, respectivamente), tal como se indicó en la figura 4 del Tema III.

3       ASEOS COLECTIVOS.

Razones económicas y de facilidad constructiva aconsejan recurrir a soluciones con botes sifóncios para los desagües de los diferentes aparatos.  Los botes se dispondrán en número necesario, teniendo en cuenta el número de aparatos, las U.D. y el diámetro del desembarque.  Dispondrán de ventilación terciaria cuando resulten alejados más de 1,50 de los bajantes.

Los inodoros, por su parte, formando batería compartirán normalmente colector.  Aparte de los problemas clásicos hay que considerar aquí la inte­racción de las descargas de unos inodoros sobre otros a lo largo del referido colector.  Distinguiremos la problemática según se trate de inodoros sifónicos o no sifónicos.

A) INODOROS SIFONICOS.

Problema de sifonado.-  No existe, ya que se busca precisa­mente tal fenómeno como base del funcionamien­to de los aparatos.

Problema de autosucción.-  Idem que en el caso anterior.

Problemas por compresiones y succiones de los bajan­tes.-  Los poderosos cierres hidraúlicos de los inodoros sifónicos no suelen descebarse si existe una adecuada ventilación secundaria que acompañe al bajante.

Problemas por interacción de los aparatos.-  Se evitará que la descarga simultánea de dos o más aparatos puedan descebar el sifón de un tercero que permanece en reposo.  En la fig. 20 se representa una solución clásica, llamada "en gancho" porque el colector engancha periódicamente a la ventilación secundaria, estableciendo así la oportuna entrada de aire.

Vemos como la toma de aire I anula la posible acción de los inodoros 3 y 2 sobre el sifón del inodoro 1; igualmente la toma II evitaría la acción de los inodoros 6 y 5 sobre 4.

B)        INODOROS NO SIFONICOS.

La solución a los problemas enumerados pasa por la ventilación individualizada de cada uno de los sifones; en caso de que la loza no disponga de orificio "ad hoc" dicha ventilación se ejecutará en los manguetones (fig. 21).  Cabe excluir la ventilación del inodoro más cercano al bajante siempre que esté a 1 m., o menos, de éste.

Esta disposición de ventilaciones individuales, es aplicable también, por supuesto, a las baterías de inodoros sifónicos.

En las figs. 22,23,24 y 25 se representa el sistema americano ZURN para batería de inodoros colgados.  Está preparado para ventilaciones individuales por aparato.  Tiene, entre otras, las siguientes ventajas: precisión, rapidez de montaje, no requerir perforaciones en el forjado y facilidad en la limpieza del pavimento.


Actualizado 20/02/08

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Manuel Roca Suárez