INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción | Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria  |  Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa S

  Boletín dCA

Descargas


Inicio Servicios Técnicos

 S242  Válvulas de retención. Reguladores de presión y válvulas antiariete. Mecanismos de descarga.

S2

Fontanería
S24 Rama Valvulería y mecanismos
S241 Rama Introducción.Mecanismos de medidas.Válvulas de cierre y control.
S242 Rama Válvulas de retención.Reguladores de presión y válvulas antiariete.Mecanismos de descarga.
S243 Rama Grifos.

EXPOSICIÓN:

En la presente ficha se desarrollan los siguientes apartados:

  1. Válvulas de retención.
  2. Reguladores de presión y válvulas antiariete. 
  3. Mecanismos de descarga.
 

 


1      VÁLVULAS DE RETENCIÓN O CONTRA RETORNO.

Las válvulas de retención más usuales son las de muelle y las de clapeta.

En las de muelle (fig. 13) la diferencia de presión entre dos puntos de la instalación es capaz de vencer la resistencia de un muelle, discurriendo así el agua en el sentido previsto e impidiéndose el paso en sentido contrario.  Como se comprende claramente, en ellas se produce una pérdida importante de la presión disponible pero tienen la ventaja de mitigar, por el efecto muelle, los golpes de ariete de la instalación.

Las de clapeta (fig. 14) se utilizan cuando la presión disponible es escasa.  Si entre sus lados concurren al cierre diferencias importantes de presiones, aquel se efectúa con un clapeteo sonoro característico, fiel reflejo del golpe de ariete de la instalación.

En la fig. 15 se esquematiza un ejemplo de su aplicación en una instalación.

figs. 13, 14 y 15

2      REGULADORES DE PRESIÓN Y VÁLVULAS ANTIARIETE.

Sabemos que las presiones excesivas son perjudiciales para la instalación.  Por una parte presiones superiores a 5 kg/cm2 afectan a la grifería, sobre todo aquella cuyo sistema de cierre está constituido por una válvula de asiento; por otra los cambios bruscos de presión o “golpes de ariete” afectan no solo a la grifería, sino también a los anclajes de la instalación a la obra.

Los reguladores se colocan comunmente a continuación de la acometida de la red municipal, cuando ésta posee un exceso de presión, o bien a continuación del tanque del  hidrocompresor, protegiendo los ramales bajos de la instalación.  En la fig. 16 se dibuja un regulador “PIEL”; en ellos la presión se mantiene constante mediante la acción de un peso regulable que abre u obtura una serie de válvulas al paso del agua.

La fig. 17 representa un regulador de muelle, más usados que el anterior, en el que parte de la presión proveniente del abastecimiento se disipa al comprimir un muelle, igualmente regulable.

figs. 16 y 17

En las válvulas antiariete los cambios bruscos y alternativos de presión (v. tema V) se disipan al convertirse en energía que comprime y extiende un muelle colocado preferentemente en los terminales de la red (figs. 18 y 19).

figs. 18 y 19

3      MECANISMOS DE DESCARGA.

Cabe, inicialmente, hacer la siguiente clasificación:

Mecanismos con depósitos de acumulación (cisternas y tanques).

Mecanismos para grandes descargas (fluxores y pasos rápidos).

3.1   Cisternas y tanques.

La fig. 20 explica el funcionamiento de una cisterna (“Best Niagara”) para inodoro, muy famosa en su época dada su eficacia y ausencia de averías.

fig. 20

En la fig. 21 se dibuja un tanque bajo para inodoro normal, mientras que en la 22 se representa otro para inodoro sifónico.  Puede verse en esta última como, una vez realizada la descarga, a la vez que se llena de nuevo el tanque, un pequeño chorro complementario receba el cierre hidraúlico del inodoro.

figs. 21 y 22

3.2   Fluxores y llaves de paso rápido.

Ya hemos expuesto en Temas anteriores las características de estos aparatos ideados con el fin de suministrar caudales y presiones importantes en la limpieza de los inodoros.

En los fluxores (fig. 23) el agua toma dos caminos: El principal, que baja para limpiar el inodoro y el secundario, de caudal regulable, que, ayudando al muelle comprimido del aparato, produce el cierre progresivo del mismo.

Pueden estar montados sobre tubería vista, sobre la taza, o bien en la pared, sobre tubería empotrada.  Las llaves de paso rápido (fig. 24) son, simplemente, válvulas de bola a las que acompaña un pequeño orificio de aspiración que facilita la fluencia del agua.  Dado que carecen de mecanismo de recuperación no deben instalarse en locales públicos (ni siquiera en hoteles).  En instalaciones domésticas representan una resaltable aportación a la higiene y a la economía en el consumo de agua con un bajo costo de instalación.

figs. 23 y 24


Actualizado 20/02/08

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Manuel Roca Suárez