INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción | Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria  |  Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa S

  Boletín dCA

Descargas


Inicio Servicios Técnicos

 S258  Tipologías usuales de hidrocompresores.

S2

Fontanería
S25 Rama Bombas. Hidrocompresores.
S251 Rama Bombas centrífugas. Sus componentes.Clases de bombas.
S252 Rama Curva característica, q-h, de una instalación y de una bomba.Altura de elevación de una bomba.
S253 Rama Potencias y rendimiento. Elección de la bomba.
S254 Rama Cavitación. Cálculo de la altura geométrica máxima de aspiración.
S255 Rama Funcionamiento en paralelo y en serie  de las bombas.
S256 Rama Hidrocompresores. Descripción. Variedades básicas.Determinación de sus componentes.
S257 Rama Problemática al caso de varias bombas.
S258 Rama Tipologías usuales de hidrocompresores.
S259 Rama Normativa Autonómica.
S2510 Rama Ejemplo de cálculo.

EXPOSICIÓN:

  En tipologías usuales de hidrocompresores se desarrollan los siguientes apartados:

  1. De tanques con compresor de aire.
  2. De tanques con membrana.
  3. De tanques con inyectores.
  4. Grupos de presión según el Código Técnico de la Edificación.
  5. Grupos compactos.

1  De tanques con compresor de aire.

Como se ha visto los tanques servidos por compresor de aire, ó con presión inicial, tienen, para una prestación equivalente, menos volumen que los que carecen de aquel.

Hay que tener en cuenta, además, que en unos y otros el aire presionado se va incorporando en forma de pequeñas burbujas al agua del calderín para ser luego impulsadas a la red; en el caso de tanques con compresor la consiguiente pérdida de presión es repuesta automáticamente.

De todos modos este tipo de grupos solo suele colocarse para grandes instalaciones al ser más costosa su implantación y mantenimiento.

2  De tanques con membrana.

A fin de paliar este inconveniente sobre los años 70 se extendió la utilización de depósitos con membranas elásticas separadoras de agua y aire.  Sus frecuentes roturas han llevado a una utilización más moderada actualmente.  


3  De tanques con inyectores.

Hoy el problema parece resuelto con la incorporación de inyectores que aprovechan la propia fuerza motriz de las bombas para introducir, con cada arrancada, una mezcla de agua-aire que restaura el equilibrio inicial.  La regulación de esta impulsión complementaria de agua se realiza mediante válvula manual en el período de puesta a punto.

Es interesante hacer observar que podemos, en cualquier momento, comprobar el buen funcionamiento del sistema.  Efectivamente si A es el volúmen de agua que se introduce en el tanque con cada arrancada, según 15.5, I (pág. 36), A = Vt  p1 - p2/ p1 x p2  dónde Vt, p1 y  p2  son valores físicos conocidos; así pues tomando el diámetro del tanque deduciremos la altura h que ha de recorrer el nivel del agua en cada arrancada.  Si, a través del visor, observamos que el recorrido es menor de lo calculado será ello señal de que parte del colchón inicial de aire ha ido diluyéndose; los disparos se producirán entonces con gran frecuencia, por lo que habrá que reponer el aire perdido; si fuera necesario incluso vaciando el calderín y procediendo a su recarga mediante la bomba.

En la fig. 26 se ha representado un grupo con inyectores para un chalet.  Nótese que las conexiones se han dispuesto de modo que tanto vivienda como jardín puedan nutrirse bien del aljibe o bien directamente de la red de abasto.  Igualmente se hace ver que en este modelo se han unificados los conductos de entrada y salida de agua del calderín.

 

fig. 26

4            Grupos de presión según el Código Técnico de la Edificación.

         Todo sistema de sobreelevación estará diseñado de manera que se puedan suministrar zonas del edificio alimentables con presión de red, sin necesidad de la puesta en marcha del grupo.

         Los grupos de presión podrán ser de cualquiera de los siguientes tipos:

a)         convencional, que contará con los siguientes elementos:

I) depósito auxiliar de alimentación, que evite la toma de agua directa por el equipo de bombeo;

II) equipo de bombeo, compuesto como mínimo por dos bombas de iguales prestaciones y funcionamiento alterno, montadas en paralelo;

III) depósitos de presión con membrana, conectados a dispositivos suficientes de valoración de los parámetros de presión de la instalación, para su puesta en marcha y parada automáticas. No se admitirán depósitos sin membrana para evitar la introducción de oxígeno en la red que favorezcan o aceleren fenómenos de corrosión en componentes metálicos  de la instalación;

b)         de accionamiento regulable, que podrá prescindir del depósito auxiliar de alimentación y contará con un variador de frecuencia que accionará las bombas manteniendo constante la presión de salida, independientemente del caudal solicitado o disponible. Una de las bombas mantendrá la parte de caudal necesario para el mantenimiento de la presión necesaria.

         El grupo de presión se instalará en un local de uso exclusivo donde también se podrá instalar el sistema de tratamiento de agua, si es el caso. Las dimensiones de dicho local serán capaces de albergar el equipo completo con los suficientes espacios a su alrededor para realizar un mantenimiento adecuado.

5  Grupos compactos.

La necesidad de simplificar gastos de montaje ha impulsado a la fabricación de grupos normalizados en los que, sobre una estructura básica, montada sobre depósitos de diferentes capacidades, se acoplan el resto de los componentes tabulados de forma que, en su conjunto, respondan a las diferentes demandas de los edificios más usuales.

Se consigue, por otra parte una importante reducción del volumen ocupado por el grupo facilitando, además al arquitecto prever los espacios necesarios.  Ello elimina la improvisación y/o problemas de montaje frecuentes en las obras.

fig. 27

En la figura 27 se representa uno de estos grupos, cuyos componentes y esquema de funcionamiento coinciden con lo representado en la figura 26 anterior.


Actualizado 20/02/08

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Manuel Roca Suárez